Y los cumplió muy feliz

¿Cuántos padres no han soñado con el primer año de su hijo? Especialmente cuando somos primerizos. Quiero que levante la mano el que me diga que no es así. Es una gran ilusión que tenemos de hacer todo hermoso, grande, lleno de vida, deseamos que nuestro pequeño tenga un día especial que, muy seguramente, olvidará por completo, pero nosotros y nuestros álbumes no.

Desde el nacimiento hasta el cumpleaños escucharás constantemente a los famosos “opinólogos” (son personas que opinan sin que alguien les pregunte) decir frases típicas como:

  • “No vayas a hacerle nada, no va a recordarlo”
  • “No te pongas a gastar tanto dinero, ellos no se van a acordar”
  • “No te gastes tanto, ellos siempre están llorando y cargados”

Y frases así que uno termina aprendiendo a ignorarlos.

Por mi parte, empecé a planear el cumpleaños de Paolo desde que tenía como seis meses y medio o siete meses aproximadamente. Es de esperarse que dentro de la propia familia hubieran opinólogos. Al principio les respondía (muy grosera, soy grosera) diciéndoles que era mi problema o que él no se iba a acordar, pero yo sí. Con el tiempo, aprendí a mirarlos haciendo cara de que les prestaba atención, aunque los insultaba internamente.

En mis otros artículos podrás leer consejos para planear el cumpleaños y sea todo un éxito. Consejos basados en mi experiencia en la planeación de la fiesta del niño. Sobra decir que nuestro instinto nos ayuda mucho y, aunque no sea amiga de los opinólogos, algunos de ellos pueden darte consejos que te servirán para algo.

No les mentiré que muchas veces durante la planeación me llené de desesperación, estuve estresada cuando la fecha se acercaba, me preocupaban un millón de cosas.

Para los que me leen por primera vez, tengo 22 años, soy madre soltera y sigo estudiando en la universidad. Mis ingresos son muy limitados y lo poco que puedo ahorrar me lo gasto en Paolo. Para esos meses, ahorraba al mil, no compraba nada que no fuera estrictamente necesario. Por ende, tuve muchísima ayuda económica por parte de mis padres e incluso, de mis hermanos. Eso me hacía sufrir más todavía porque dependía de otros para la realización de la fiesta.

Yo tengo un problema serio que siempre lo he reconocido, me encanta que las cosas sean como yo quiera y cuando yo quiera, punto. No me gusta discutirlo con nadie. Y eso, ciertamente, dificultó muchas cosas durante la organización de todo.

Sin embargo, te quiero regalar varios que consejos, con ese fin escribí esto para ti:

  • Aunque no es fácil, escucha consejos;
  • Ten una lista con la lluvia de ideas que se te vengan a la mente, compártela con las personas que te ayudarán con el cumpleaños, acepta opiniones;
  • Siempre mantén la mente abierta a lo que te digan los demás, sobra decir que este consejo aplica para las críticas o comentarios constructivos;
  • Trata de tener constantemente la actividad positiva, desde la actitud se puede asegurar que todo saldrá como uno lo planea;
  • Siempre, pero siempre, ten hasta un plan D… En caso de que el plan A, B y C no lleguen a funcionar, para que de esta manera no pierdas la calma.

Planear y hacer un cumpleaños es sumamente divertido si nuestra actitud y positivismo lo tenemos activado. No tienen por qué volverse algo estresante o complicado. Por experiencia propia, te digo que las cosas así no van a funcionar o se convertirá en algo agotar y tedioso.

Mis consejos con sencillos, mantener la calma, no estresarte, actitud positiva, y como siempre les digo en mis artículos, la clase es la paciencia, MUCHA PACIENCIA.

Y, para terminar, sí… Paolo LOS CUMPLIÓ FELIZ.

Mariana Mejía
Escrito por:
Mariana Mejía

Mamá Bloguera.

Web →

[si_rating_review]
Visítanos en WWW.OFFCORSS.COM

Déjanos tu comentario aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *