TENGO UN HIJO DE CUATRO PATAS, ¿QUÉ HAGO?, ¿CÓMO LO DEBO TRATAR?

Si tienes un hermoso o hermosos bebés de cuatro patas, este artículo te servirá muchísimo. Ellos entienden y saben más de lo puedas imaginar, además, son parte de la familia, y así como preparaste a los demás para la noticia, él también necesita entender.

¡¡LLEGÓ EL MOMENTO DE HABLAR SOBRE NUESTROS BEBÉS PELUDITOS!! Me emociona muchísimo hablar de ellos, son parte de nuestra familia, son quienes se enloquecen al vernos llegar a casa, son quienes están con nosotros en cada momento, son nuestros primeros hijos, son todo.

Resulta que tu hijo peludo es otro integrante al que debes darle la noticia de que estás esperando un bebé. No sé si tengas uno, dos, tres o más mascotas en tu hogar, tampoco conozco tu relación con ellos, pero si es como la que yo tengo con mi hija canina, te sorprenderá lo mucho que pueden llegar a cuidarte, protegerte y consentirte durante todos estos meses.

Primero, te contaré un poco de mi relación con mi bebé muy peluda. Su nombre es Molly, aunque mi hermana le dice Lorelei Shakira, la tengo hace cinco años, me la regalaron cuando tenía poco más de un mes de nacida. La acostumbré a dormir en cama, ya sea en mis pies o hasta en mi cuello, con el aire acondicionado encendido, desayuna, almuerza y cena con nosotros, tiene ropa (casi nunca se la coloco, sólo cuando es una fecha importante), tiene un mundo de lazos. Es una perrita sumamente consentida. Es de las que se orina cuando sales por la tarde y llegas, no contiene su emoción. Aunque tus salidas sean de 10 minutos, ella lo considera una eternidad. Celebra con nosotros los cumpleaños, sobretodo el de ella. Le gusta mucho ser el centro de atención, y adivinen, es sumamente celosa. No soporta que mi papá bese a mi mamá, no soporta que mi mamá me abrace, todos los cariños deben ser para ella.

Tener un hijo canino implica de mucha responsabilidad, pero supongo, que es algo que ya sabes. Tener un hijo humano, bueno, ya sabrás lo que quiero decir. A tu mascota debes contarle de ese bebé, por favor…

NO LA APARTES, NO LA RECHACES, NO LA DEJES A UN LADO, ¡¡NO LA ABANDONES!!

Ellos son más inteligentes de lo que piensas, es más, estoy muy segura que Molly supo primero que yo que estaba embarazada. Para esos días, ella estaba más apegada a mí de lo normal, además, olía mi barriga, así que, ella fue la primera en sospechar que algo pasaba.

Con el tiempo se fue dando cuenta que algo extraño estaba pasando, que un “intruso” llegaría a ocupar su lugar. Así como, estoy segura, has visto vídeos de mascotas que cuidan a sus hermanos humanos, has visto noticias de mascotas que los muerden, los atacan, los rechazan. Vamos a ponerte un ejemplo, eras el hermano mayor, el único hijo que tus padres tenían, toda su atención era dirigida a ti, los juguetes, los dulces, todo era para ti… Pero, llegó otro humano más pequeñito que tú, empezó a tener parte de la atención de tus papás, compraban juguetes para él y, algunas veces, a ti no, ¿qué sientes? ¡¡CELOS!! Es lógico y más que eso, normal. Digamos que de esta misma manera funciona el mundo de los peludos. Ahora, la pregunta es… ¿Qué hacer para que ellos no se sientan así cuando tu hijo llegue a casa por primera vez? Aquí te doy unas cuantas ideas de lo que debes hacer…

  1. INVOLUCREN a su hijo peludo desde la gestación. Ellos saben perfectamente que algo ocurre, así que cuéntale que alguien está por llegar a la casa.

 

  1. DEJEN que se acerquen a tu panza y sientan al bebé.

 

  1. HAGAN que vaya a la habitación del bebé, que huela y se familiarice con cada cosa que vayan comprando. En mi caso, cada vez que compraba algo le decía “Mira mi amor, esto es de tu hermanito, de Paolo”.

 

  1. SEAN rigurosas con la salubridad de la mascota (en el caso de los gatitos hagan que alguien más limpie su arena).

 

  1. SI SON USTEDES quienes normalmente los sacan a pasear, dejen que lo haga otra persona desde unos meses antes de que nazca el bebé para que no sientan un cambio brusco en la rutina. Por razones obvias ustedes no podrán hacerlo.

 

  1. CUANDO EL BEBÉ NAZCA envíen desde la clínica algo que haya usado el bebé (una manta, un body, incluso un pañal) y dejen que su mascota lo huela.

 

  1. CUANDO LLEGUEN a la casa y vayan a presentar al nuevo miembro de la familia, háganlo CUIDADOSAMENTE, pero dejen que su mascota LO EXPLORE, lo huela y poco a poco acérquenlo, y NO LO RETIREN DE INMEDIATO.

¡¡OJO!! Ustedes más que nadie conocen a su mascota y saben sus reacciones, así que tomen las precauciones necesarias para su socialización. Lo más importante es que no le prohíban al bebé ni que ellos se sientan desplazados con su llegada, por el contrario, deben lograr que sus mascotas sean aliados en la crianza del bebé, más adelante SERÁN SUS MEJORES AMIGOS.

Mariana Mejía
Escrito por:
Mariana Mejía

Mamá Bloguera.

Web →

[si_rating_review]
Visítanos en WWW.OFFCORSS.COM

Déjanos tu comentario aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *