Los cuidados de un recién nacido

¿Qué es lo primero que se viene a la mente cuando les mencionan las palabras “recién nacido”? En un humano pequeñito, ¿no? Yo pienso: “Un pequeñín que debe tener un millón de cuidados” y sí, efectivamente, tienen un millón de cuidados. La llegada de estos humanitos genera muchísimas dudas al hogar donde vivirá. ¿Dudas? Oh sí, muchísimas ¿Cuándo se le cortan las uñas?, ¿Cómo se le cura el cordón?, ¿Qué ropa debe usar los primeros días?, ¿Cuándo debo bañarlo?, ¿Qué debo echarle luego del baño?, ¿Cada cuánto le cambio el pañal?, ¿cómo se deben limpiar sus genitales?, ¿Cuándo cortar el cabello? Son un sinfín de preguntas que uno se hace.

Paolo nació con las uñas larguísimas, al día siguiente ya se había destrozado la cara y yo sentía pánico de cortarle las uñas, tampoco le coloqué manoplas porque, estando embarazada, leí que no se les debe colocar porque ellos necesitan la estimulación temprana del tacto y la diferenciación de las texturas. Luego de llevarlo a su control de 10 días, el pediatra me dijo que podía cortar sus uñitas, como consejo, mencionó que lo hiciera luego del baño y preferiblemente dormido, de esta manera sería más sencillo. Primero porque las uñas estarían mucho más blandas por el agua y segundo, porque al estar dormido no tendría miedo de cortarlo por sus movimientos.

Para su baño, tomé medidas desde antes que naciera debido a que toda mi vida he sufrido de alergias y como no sabía si mi hijo pasaría por lo mismo que yo, compré toda la línea “Humectación sensible” de Baby Dove. Eso sí, esperé a que su cordón umbilical se cayera para que cicatrizara más rápido. La primera vez que bañé a mi bebé fue a los 10 días (si son prematuros o nacieron con bajo peso, es recomendable esperar hasta los 15 días para bañarlo). Para su baño hay que asegurarse que el agua no sobrepase los 37º de temperatura y no debe demorar más de 10 minutos, su piel no resiste más que eso.

Así como debemos permitir que se estimule su tacto al no colocarle manoplas, también debemos estimular los otros cuatro sentidos. Todos son de suma importancia, pero a mí me gusta dedicarle un poco más de tiempo a sus ojitos, la vista. Busqué ropa que tuviera colores fuertes, colores vivos, especialmente rojo. Un estudio dice que los bebés nacen viendo blanco y negro, pero logran ver el color rojo. A medida que van creciendo van observando mejor los colores, por eso, cuando le pones cosas a tu bebé con mucho color, ellos abren sus ojitos con expresión de curiosidad, porque en ese momento es cuando descubren algo nuevo, algo que antes no podían ver. Por esta razón, las marcas de ropa que elegí para mi hijo son: Offcorss, Andrea Milano, Carter’s y Petit Bowtique, además que cada una les brinda a nuestros bebés una suavidad única con su telita delicada.

Te aconsejo ir probando con marcas diferentes hasta que te sientas cómoda con una. Recuerda, que, si tu bebé tiene un hermanito de cuatro patas, muéstrale la ropita que vayas comprando para que él/ella pueda olerlo e irse familiarizando con ese nuevo olor, no los olvides, ellos todo lo sienten y, de vez cuando, también cómprale algo.

Te deseo mucha suerte con este tema, no es tan complejo como puedes ver, es cuestión de ir probando. Un último consejo, corta las etiquetas (si son muy largas o si están en lugares donde puedan molestarlo). Así que mamás, ¡¡¡MUCHOS ÉXITOS!!!

Mariana Mejía
Escrito por:
Mariana Mejía

Mamá Bloguera.

Visítanos en WWW.OFFCORSS.COM

Déjanos tu comentario aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *