Celos y más celos

¡¡¡Wow!!! Debo confesar que el tema de los celos de Sophie con su hermanita Mía ha sido un tema bastante complicado y agotador, y aunque es bastante normal, es inevitable sentir angustia y desesperación en algunos momentos en los que Sophie entra en una crisis de celos.

Y aunque los celos son algo totalmente normales en nuestros pequeños, también es cierto que son algo molesto para nosotros los padres, ya que con ellos vienen pataletas en las cuales los niños de la casa quieren hacerse escuchar, llamar toda nuestra atención… pero primero debemos analizar cada situación y entenderlos, fueron los protagonistas durante años, en el caso de Sophie tuvo protagonismo y fue el centro de atención 24/7 durante 2 años y medio, cuando llegó la bebé, fue súper acogida por su hermanita mayor, pero así mismo se quedó para siempre y es algo que los niños no entienden con facilidad, sientes que listo ya estuvo bueno que llegará un rato a causar revuelo en toda una familia, pero, ¿que continúe? Eso es difícil para ellos.

Este tema de los celos ha sido complicado tanto para mí como para mi esposo, pues hay episodios en los que Sophie quiere llamar nuestra atención haciendo algún tipo de pataleta, acompañada de llanto y en algunas ocasiones de actitudes groseras, pero es aquí donde debe reinar la paciencia, y donde como padres debemos ser consientes de que nuestros hijos pasan por un momento difícil y deben ser comprendidos.

Como siempre lo he dicho, el diálogo es la mejor manera de solucionar un conflicto y que muchos padres creen que un niño de tres años no entiende las situaciones, y créanme que todo lo entienden, debemos ser pacientes y comprensivos. Cuando Sophie pasa por momentos críticos de celos en los cuales de pronto sale a correr y llora al ver que no puedo jugar con ella por estar lactando a Mía lo primero que hago es darle su espacio, dejarla que llore y se desahogue solita, luego en el momento en que termino de lactar a Mía voy a buscar a Sophie y con mucha serenidad a pesar de que ella siga enojada, me acerco y charlo con ella, no siempre está ella en disposición de escucharme así que debo estar preparada para hablar o para una respuesta molesta; hablo con ella y le pido que me escuche y que entienda que Mía es muy pequeña y necesita de mi para alimentarse, que debo cuidarla y estar pendiente de ella porque depende 100% de mí, pero también le recuerdo a Sophie todas las cosas chéveres que puedo hacer con ella por el hecho de ser mayor, cosas que con Mía aún no puede hacer y con esto hago que Sophie se sienta importante e independiente.

Muchas veces los padres nos dejamos llevar por el momento y los regañamos por tener estas actitudes de pataleta, pero estamos haciendo mal a nuestros hijos. Así que debemos entenderlos y ponernos en sus zapatos, darles su espacio para que “se bajen los humos” y podamos conversar.

Cabe aclarar que estas actitudes no se deben dejar pasar por alto y debemos decirles que está mal que reaccionen así, ya que debemos evitar que sientan que pueden hacer lo que quieren,  faltarnos al respeto, eso sí, siempre con serenidad y amor.

 

Ángela Gordón Pardo
Escrito por:
Ángela Gordón Pardo

Digital influencer, mercadóloga, bloguera y youtuber.
Mamá de Sophie y esposa de Juan Daniel Roa – Futbolista Profesional

Web →

[si_rating_review]
Visítanos en WWW.OFFCORSS.COM

Déjanos tu comentario aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *